Noticias

No todos los futbolistas se pueden disfrazar de Messi

Para nadie es un secreto que Leo Messi es el mejor jugador del siglo XXI, incluso, sin llegar a exagerar, muchos expertos, historiadores, futbolistas, entrenadores y gente de a pie lo dan como el mejor de la historia. Es Halloween y seguro que muchos niños saldrán a pedir caramelos disfrazados de Joker o de su superhéroe favorito pero hay un disfraz que puede durar los 365 días del año. Es día tras día, fecha tras fecha y partido tras partido que vemos a niños y adultos llevando en su espalda una camiseta con el número 10 y la leyenda de Messi.

A todo jugador aficionado o profesional le vendría de maravilla disfrazarse de Messi por un instante, hacer un pase milimétrico, un regate, un gol de falta o cualquier genialidad digna del 10. Sin embargo, sabemos que la mayoría de jugadores no cuenta con tales habilidades estratosféricas, que el grupo de cracks y el salón de la fama son muy reducidos, que jugadores de primerísimo nivel salen uno en cien mil, y que la mayoría basa su juego en su esfuerzo, disciplina y coraje más que en el talento.

Ahora, ¿qué puede tener Messi en común con cualquier futbolista? Dirás que estoy loco, no hay nada que pueda tener un jugador o jugadora “normal” en común con Messi, pero fuera de lo deportivo hay muchas cosas que podrían tener en común. La creación de una marca personal, el uso del marketing digital, la gestión correcta de las redes sociales, una web, alguna asesoría integral que pueda dar una visión de nuevas fuentes de ingresos y el manejo correcto de las finanzas son herramientas que pueden aprovechar los deportistas de élite para sacar el máximo provecho de su imagen.

Es cierto que Leo es una leyenda viva, que no necesita mucho esfuerzo para potenciar su marca a través de sus redes sociales. Cierto es también que es una de las personas más ricas del mundo, pero cualquier futbolista sea hombre o mujer puede sacar crédito de su profesión y potenciar su imagen a través de pequeñas acciones estratégicas.

Si eres un deportista de élite no esperes a disfrazarte de Messi para potenciar tu imagen y percibir otras fuentes de ingresos. Recuerda que la carrera de un deportista en el alto nivel es mucho más corta que cualquier otra profesión y habrá que construir unas buenas bases para el futuro.
Si tienes alguna duda o interés particular no dudes en contactarnos a través de nuestro formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *